Avr's things

by Ana Vera

Tercer Trimestre de Embarazo

 Si siempre me gustó contaros mis experiencias durante los primeros meses de embarazo, más me gusta contaros cómo me fue en la recta final y hacerlo, por fin, con mi hija en brazos. Estos últimos 3 meses en mi caso, fueron “menos buenos” que el resto y ahora os explico por qué. Este tercer trimestre va desde la semana va desde la semana 27 hasta que nazca tu bebé. La mía en la semana 40+3. Como siempre advertir que no todas somos iguales y que los síntomas que a continuación describo no tienes porque vivirlos tú.

SÍNTOMAS

  • DOLORES: Los dolores o molestias en esta fase del embarazo suelen volver a aparecer. A partir de la semana 28 a mí me entró un dolor en el coxis cuando estaba mucho tiempo sentada, y algo más tarde la famosa ciática, aunque sólo se me reflejaba a nivel glúteo (no se iba para pierna como a mucha gente) y este dolor lo sufría cuando andaba rápido. Pero aún así seguí haciendo vida normal, por recomendación de mi médico. Andar, hacer pilates, conducir, etc.
  • NÁUSEAS: En este trimestre seguí sin náuseas.
  • OTROS SÍNTOMAS: Alrededor de la semana 36 o así te vuelve el cansancio que viviste al principio. La tripa ya está más grande, y parece que ocasiones te falta el aliento. Por ello, mis paseos ya no eran tan a paso rápido, sino que tenía que bajar el ritmo porque aparecían las famosas contracciones de Braxton Hicks. Al principio sólo las sentía cuando hacía algún esfuerzo físico, pero a partir de la semana 34 aproximadamente, casi siempre me daban cuando me relajaba al acabar el día ¿Diferencias con las de parto? Que estas son indoloras e irregulares. Notas únicamente que la barriga se pone más dura y la mayoría de las veces deformada. Así que si aún te queda para salir de cuentas y empiezas a sentir esto, que no cunda el pánico es totalmente normal aunque no todas las mujeres las padecen.

El apetito en mi caso, también bajó más o menos cuando faltaba un mes para salir de cuentas. Eso sí se me antojaba muchísimo el dulce, cosa que no me había pasado en los meses anteriores… así que a comer helado!!  El famoso hinchazón lo sufrí en los dedos de las manos (las venas de las muñecas eran enormes) y en los tobillos únicamente dos días: uno que caminé bastante, y otro que hice el cambio de armario. Claro está que era el mes de Mayo, las que estáis a término para el verano probablemente no tengáis tanta suerte! Otro síntoma cuando vuestra tripa esté más gordita es que vuelven las ganas de hacer pis constantemente. Y es que tu vejiga está cada vez más comprimida.

  • PATADAS: Lo de mi hija en esta última fase del embarazo no era normal. De hecho, muchas de vosotras que ya habéis sido mamis os sorprendió cuando os mostré el video en mi Instagram Stories. Anita era muy muy bruta, y tenía muchísima fuerza en las piernas por lo que cuando estaba despierta me deformaba la barriga de una manera exagerada. Curiosamente, hoy ella sigue dando muchas patadas con fuerza cuando está despierta y nerviosa.
  • BARRIGUITA: Es precioso ver el tamaño que va alcanzando tu barriguita ¡Y yo que a las 20 semanas me creía que tenia muchísima tripa! A partir de ahora va creciendo por días, y su evolución normal es que cada vez esté más baja, cosa por la que tendrás que oir un millón de veces: “Uy tienes la barriga muy baja, ¡eso es que estas a punto!” Yo no tuve un barriga demasiado grande, lo cual tampoco debe preocuparte ya que si el bebé está bien, se trata únicamente de su posición o de tu constitución. Pienso que al haber tenido una barriga “normalita”, la recuperación ha sido más rápida. Os dejo foto de mi evolución:

 

Copia de mes 4

 

  • PESO: En total cogí unos 9-10 kilos, no lo sé bien porque en las últimas semanas ya no estaba tan atenta a la báscula. Digo en total porque debido a una gastroenteritis que tuve en la semana 38 perdí unos 3 kilos, me duró unos 7 días (lo que normalmente dura 2) tuve que ir a urgencias a mitad de semana porque no se me quitaba y estaba literalmente por los suelos. Me inyectaron suero lo cual fue mi salvación y me hizo recuperarme poco a poco. Al bebé no le paso nada gracias a Dios porque lo poco que comía iba directo a ella.
  • MÁS COSAS QUE ME PASARON: No sólo tuve la gastroenteritis que os comentaba en el párrafo anterior, justo el lunes de la semana que nació Ana, me salió un flemón en la encía. Sí, así de oportuno. Me lo drenaron y me mandaron antibióticos. Por lo que estaba ya tan baja de defensas que mi ginecólogo me aconsejó no llegar hasta la semana 41 ya que nada me garantizaba que naciera de manera espontánea esperando hasta esa fecha, y la peque ya sólo engordaba 100 gramos por semana, por lo que fuera crecería mejor. Así que mi fecha de parto la programamos para el 26 de Mayo, cuando hacía 40 semanas de embarazo más 3 días.

Pues hasta aquí mi experiencia sobre mis 9 meses esperando a mi pequeña. Espero que vuestro embarazo vaya fenomenal, y os doy un humilde consejo: no desesperéis. Parece una tontería pero las 2 últimas semanas estaba completamente desesperada por dar a luz. Pensé siempre que no iba a llegar a término ya que mi barriga era baja, llevaba un estilo de vida movido y porque mi madre nos tuvo a mis hermanos a mi en la semana 38. Nada influye. Ni subir y bajar escaleras, ni las lunas, ni la frambuesa, ni teniendo muchas relaciones con tu pareja, ni andando…tu pequeño nacerá cuando el crea que está preparado para ello. Así que distráete que finalmente todo llega y si piensas que es lo más bonito sentirlo en tu interior, nada es comparable con abrazarlo y besarle.

Os dejo el post del primer trimestre aquí y del segundo trimestre aquí

Próximamente os contaré mi parto, así que estad atentas.

Besos gigantes para todos,

Ana.

Leave A Comment

Your email address will not be published.